Diagnòstico

Nuevos datos gracias a la biofotónica

De los estudios realizados hasta ahora en el IBB se extrae claramente que la calidad que hace saludables a los alimentos no solo depende de su composición bioquímica. Es evidente que en la calidad influye la “fotoenergía” de las células, cuya existencia ha quedado demostrada gracias a la investigación de la biofotónica.

Las mediciones de los biofotones son prueba de que los alimentos vegetales y los extractos vegetales actúan como excelentes almacenes de “fotoenergía”. El envase y el almacenamiento de estos productos es sumamente importante para conservar dicha “energía”. Gracias a la particularidad de que permite pasar la luz violeta, a que deja paso a parte de la luz UV-A e IR y a que bloquea la luz visible, el cristal violeta MIRON supone la solución ideal.

Avances en el tratamiento del cáncer y las infecciones

Las tecnologías ópticas miden con rapidez y precisión y sin contacto, lo que las convierte en instrumentos idóneos para representar con exactitud los procesos que tienen lugar dentro de las células. Comprendiendo en profundidad estos procesos del cuerpo es posible desarrollar nuevas vías para la detección y la lucha contra las enfermedades.

Incluso en la fase inicial de muchas enfermedades se observa la liberación de biomoléculas especiales. La identificación de estos marcadores biológicos resulta un excelente método para el diagnóstico precoz. Aquí es donde la biofotónica desempeña un papel de máxima importancia, por ejemplo en la detección precoz del cáncer, en las enfermedades infecciosas o en la aparición de resistencias antibióticas.